¿Cómo redactar un TFG persuasivo? Entrena tu superpoder de convicción para hacer el mejor TFG o TFM de tu vida

Obviamente, con tu TFG quieres convencer a tu audiencia de que tus investigaciones son interesantes y relevantes y esto sólo lo lograrás con un buen uso de la persuasión aplicada a los textos académicos. Lluís Codina sabe mucho sobre esto y otras cuestiones relacionadas con la elaboración de un trabajo académico de calidad, como así te lo hice ver en otra entrada: “¿Cómo se hace una buena planificación del TFG? Una primera aproximación”. SÍ, sí, parece sencillo… sé claro, riguroso y conciso. Pero ¿cómo lograrlo?

Consejos previos para redactar un texto persuasivo

Truco VIP 1: Utiliza una voz y un estilo adecuados

Resulta fundamental mantener la coherencia en la voz y el estilo a lo largo de todo el trabajo. En relación con la voz, algunos autores recomiendan redactar los trabajos académicos de forma impersonal o en tercera persona con la pretensión de conferir objetividad y distanciarse del trabajo. El estilo es la manera de escribir de cada persona, pero a nivel académico conviene tener presente las siguientes recomendaciones: evitar las frases excesivamente largas, ya que pueden motivar errores o que se pierda el sentido de lo que se quiere transmitir. Mejor utilizar frases cortas y precisas; evitar largas listas y enumeraciones que restan fluidez al texto y que se pueden presentar si es necesario en forma de tablas o gráficos; y evitar comenzar las frases con palabras ambiguas, nexos de unión o disyunciones.

Truco VIP 2: ¡Vigila la gramática, la ortografía y la puntuación!

Expresarse correctamente respectando las normas ortográficas, constituye un aspecto esencial que se debe cuidar especialmente antes de dar por finalizado el trabajo. También es importante de cara a una adecuada compresión del texto, prestar especial atención al uso de los signos de puntuación: la coma, los dos puntos, el punto y coma y el punto.

Truco VIP 3: Sé un profesional del manual APA en la última versión, citando correctamente para evitar el plagio

El plagio consiste en presentar ideas o partes sustanciales de obras ajenas como propias. Se debe evitar en todo momento comportamientos de este tipo, ya que se penalizarán y pueden conllevar incluso la retirada del trabajo en cuestión, aunque el plagio sea advertido años después de la presentación del trabajo. ¿Vale la pena exponerse a este descrédito? ¿Sabes que existen programas informáticos que pueden detectar el plagio? Las referencias a los hallazgos e ideas de otras personas resultan fundamentales en el proceso de generación de nuevo conocimiento y la citación es la forma de reconocer ese mérito y evitar el plagio. Se recomienda incluir las citas al final de las frases o párrafos, justo antes del último signo de puntuación.

¿Qué es la persuasión?¿Cuál es la finalidad de ser persuasivo?¿Cómo podemos escribir un TFG o TFM interesante y persuasivo?

La persuasión es una habilidad que se tiene o no se tiene pero que, en caso de no tenerla, se puede trabajar. Es algo así como un tipo de inteligencia que hay personas que la poseen de manera innata o natural y hay otras que deben explorarla concienzudamente para conocer los entresijos de lo atrayente. Otra forma de entender la persuasión es definiéndola como un conjunto de leyes de seducción para convencer a un lector de que tenemos razón en algo o de que nuestra visión puede ser interesante para ampliar el campo de conocimiento sobre un tema en específico.

La persuasión en tu TFG o TFM. Cómo lograr el engagement en tu tutor o en cualquier lector para triunfar en la última fase de tu carrera.

En definitiva, el objetivo es que nuestro lector nos lea hasta el final y encuentre en nuestro TFG o TFM una fuente de inspiración interesante y motivante. Esto es la persuasión. Pero ¿cómo se concreta? y ¿cómo podemos hacer un TFG o TFM persuasivo, en este sentido? Muy fácil: necesitas seguir leyendo el siguiente apartado (¡espero haber sido de lo más persuasiva! 🙈).

¿Qué formas de seducción o de persuasión existen cuando redactamos el documento de TFG?

Una vez que hemos descubierto lo que es la persuasión, solo nos queda dominarla. Para ello, te gustará saber que hay dos formas de abordar o desarrollar la persuasión en un texto de cualquier tipo pero que, en este caso, es académico. La persuasión tiene dos caras: los aspectos formales y los aspectos visuales.

La persuasión formal la conformarían aquellas leyes de seducción que conforman la normativa académica para redactar el trabajo final de grado. Es decir, se trataría de desarrollar un trabajo final de grado respetando, de la forma más elegante y sensual posible, toda la normativa formal que tu universidad te exige, o lo que es lo mismo, que respetes al máximo posible lo que tu universidad y el APA Versión 7 te exige en cuanto a:

  • Los contenidos de la portada y la contraportada.
  • El interlineado textual y entre párrafos.
  • Las sangrías de los párrafos.
  • El tipo y el tamaño de la letra en función de si es un título, subtítulo o texto de párrafo.

La persuasión visual es aquella que nos permite atraer a nuestro lector gracias a que nuestro trabajo reúne una serie de condiciones visuales o gráficas que lo hacen agradable a la vista. Una de estas leyes de la persuasión visual consistiría en evitar, al máximo posible, los “wall of text” o las paredes de texto que hacen infumable la lectura de un documento académico o de cualquier tipo, por muy científico que sea. Recuerda que el hecho de que un texto sea científico no significa que deba ser aburrido o poco persuasivo. Al revés, deberás convencer a la comunidad científica utilizando tu poder de seducción lo mejor que puedas para recibir una subvención y poder poner en marcha un proyecto de investigación (por ejemplo). De esto no se libra tu trabajo final de grado o de máster que, además de ofrecer alguna que otra infografía haciéndolo agradable a la vista, no deben ignorarse las cuestiones relativas a lo formal o lo normativo, requisitos imprescindibles para que el tribunal apruebe tu propuesta.

Pero ¿cómo distinguirlas, realmente? ¿acaso no incomoda una falta de ortografía? ¡Acompáñanos! no te pierdas todos los secretos que hay tras estos dos potentes poderes de seducción que vamos a desgranar de aquí en adelante:

Los elementos formales de la persuasión en la elaboración de un buen trabajo final de grado o de máster

Los aspectos formales de la persuasión son aquellos relacionados con la totalidad de los elementos que forman parte del documento. En este caso, desde la portada o cubierta (si la hubiese o si se requiriese) hasta la bibliografía, pasando por aspectos ortográficos, tipográficos, de numeración de figuras, tablas, …, etc. en el marco de las normas de referenciación APA para textos académicos, en nuestro caso. Ya te lo había comentado, pero aquí lo desgranamos. Lluís Codina nos cuenta que hay, principalmente, cuatro elementos formales de la persuasión: la tipografía, la ortografía, la bibliografía y el uso de esquemas. Y, como en trabajo final valoramos el esfuerzo y su buen trabajo, queremos desarrollarlo aquí siguiendo sus aportaciones:

  1. Con el primer aspecto de la seducción formal que nos menciona Codina, la tipografía, estaríamos aludiendo, literalmente, a la técnica de escribir. Encontrarás muchas definiciones pero todas coinciden en afirmar que la tipografía es la técnica de escribir mediante la utilización de diferentes diseños o caligrafías con la intencionalidad de resaltar lo que se desea comunicar. Empezamos fuertes porque este aspecto podría ser visto como una característica más visual que formal, sin embargo, a la hora de establecer los aspectos formales de un TFG no podemos ignorar el hecho de que no se permitiría, bajo ningún concepto, el uso del Comic Sans para el texto de los párrafos, por poner un ejemplo. Tampoco se nos ocurriría poner títulos en fuxia o en otros colores chillones… de modo que, aunque, aparentemente, nos estemos refiriendo a aspectos visuales, en realidad, se trata de unas normas formales. Es importante respetar las exigencias de tipografía porque no solo vamos a conseguir persuadir o seducir a nuestro lector con ella sino que, si no lo hacemos, podemos perder toda la credibilidad y lo que es peor, suspender.
  2. Las faltas de ortografía son la causa por la que a algunas personas, hacen que se nos salten los ojos de sus cuencas. Pero, en realidad, la ortografía es un conjunto de normas que hay que tener en cuenta a la hora de poner en marcha la escritura de manera correcta. Son reglas que la comunidad de la RAE ha estipulado convenientes para estructurar nuestra lengua. No respetarlas en nuestro TFG está muy feo. 😛
  3. La bibliografía es el conjunto de fuentes que hemos utilizado para llegar a afirmar determinadas conclusiones o como para sentar las bases de un nuevo pensamiento. Es imprescindible que tu TFG contenga todas y cada una de las obras que has consultado y que éstas estén correctamente relacionadas con las afirmaciones que has elaborado. Para ello deberás consultar las normas de referenciación APA en su versión 7.
  4. Por último, los esquemas son una manera organizada y ordenada de presentar los contenidos sobre un tema. Ayudan al lector a ubicarse dentro del tema que abordas, sobre todo, si son cuestiones a las que solo se acceden por medio del estudio de lo que la comunidad científica dice sobre un asunto y, por lo tanto, requieren de habilidades propias de un público especializado. Tu tutor será muy sabio pero quizás no haya explorado tu tema como lo has podido hacer tú. Un esquema le ahorrará tener que ir a otras fuentes para entender algunas de las ideas que expones desarrolladas con alto nivel de especificación.
descuentos papelería y accesorios vuelta al cole
No te pierdas este descuento del 10% en papelería y accesorios en la Casa del Libro: 1️⃣ Clic en la imagen o en el link -> vnkYienJvV 2️⃣ Introduce el cupón del link. Lo tienes todo para ahorrar. Entra aquí para más códigos descuento interesantes en libros y cursos de formación.

Los elementos visuales de la persuasión en la elaboración de un buen trabajo final de grado o de máster: las infografías.

Los aspectos visuales serían aquellas cuestiones relacionadas con la presentación visual de la información que deben complementar todo trabajo de calidad. En ocasiones, van ligados a los aspectos formales, sobre todo si te pasa como a mi cuando ves una referencia mal puesta o te chirría una falta de ortografía. Pero, en general, más bien, nos estamos refiriendo a cómo maquetamos el texto dentro del documento (aunque, de nuevo, aquí también intervienen las normas APA). En esta ocasión, Codina te presenta los siguientes componentes visuales de la persuasión: Diagramas y gráficos o mapas mentales

Diagramas: De flujo, conceptuales, de árbol o las matrices

Los diagramas son un tipo de esquema que nos sirve para organizar la información categorizándola en función sus relaciones jerárquicas dentro de un sistema o un proceso. Los diagramas pueden ser más o menos simples o complejos, incluyendo, en base a ello, más o menos elementos gráficos a su vez. Son una especie de resumen completo que permite conocer y comprender o interpretar información de forma muy visual, a golpe de vistazo o a primera vista. Existe una gran variedad de diagramas posibles, de entre los cuales encontramos:

Diagramas de flujo: utilizados para representar, paso a paso, procesos o algoritmos. En psicología, suele utilizarse bastante para explicar el funcionamiento del pensamiento, haciendo alusión a dinámicas de psicología de la atención y de la memoria o en psicología sistémica, para representar las relaciones interpersonales o intrapersonales o las interacciones entre los individuos de un sistema o de una familia, por ejemplo. Las figuras geométricas que forman parte de los diagramas de flujo tienen un significado concreto que ha de tenerse en cuenta a la hora de su formalización.

Diagrama conceptual: Este tipo de diagrama sirve para hacer resúmenes conceptuales simplificando el estudio de un tema. En este tipo de diagrama cobran mucha importancia las jerarquías, mostrando, de manera muy clara, cómo las ideas principales preceden a las secundarias y éstas a las de menor importancia, respectivamente.

Diagrama de árbol: Se parecen a los diagramas de flujo y a los mapas conceptuales. De hecho, serían resultado de la combinación de ambos tipos de diagrama. Los diagramas de árbol nos permiten estructurar las ideas de manera jerárquica, como en el mapa conceptual pero suelen utilizarse, más bien, para procesos que requieren de un paso a paso en una linea de tiempo para identificar diferentes itinerarios a seguir, ya sea, conectando pasos para dilucidar cuáles son las tareas a seguir para llegar a una solución (como en un juego de laberinto).

Los diagramas de matriz o las matrices, que son una forma de esquematizar la información de manera directamente comparada y que suele hacerse en forma de tabla de contingencias.

Gráficos

Los gráficos son “un tipo de representación de datos, generalmente cuantitativos, mediante recursos visuales, para que se manifieste visualmente la relación matemática o correlación estadística que guardan entre sí” (según Wikipedia). No voy a detenerme en describir algo que todo el mundo sabe y que los estudiantes estamos ya cansados de hacer. Todo el mundo sabe hacer un gráfico en word, ¿no? Pero vaya, que los gráficos, en definitiva, sirven para traducir una gran cantidad de información con tal de poder compararla y hacer inferencias de manera visual. Por ejemplo, puedes representar con un gráfico los resultados de un estudio o de una investigación que quieres incluir como fuente o referencia en tu propio trabajo final. De manera que presentas el estudio con toda la información referenciada correctamente según el APA 7 (como tu profe está deseando que hagas) y describes la información destacada con la que quieres relacionar tu objeción. Pero, como eres un experto en excel y quieres defender lo que estás infiriendo, te parece buena idea añadir un gráfico y llamarlo desde el texto. No te olvides de las normas de presentación de tamaño de fuente y estilos o formato que te exige el APA 7, para no tener problemas y “voilà!” ya estaría.

Mapas mentales o diagramas conceptuales

Finalmente, estarían los mapas mentales. Podría parecer que nos estamos refiriendo a los diagramas conceptuales arriba descritos, pero no. En realidad, aunque son muy parecidos entre sí y tienen muchos puntos en común, los mapas mentales se diferencian de los mapas conceptuales por ser una forma de diagrama más flexible. De hecho, hacen alusión a la idea general que un individuo puede hacerse acerca de un tema específico, representan el funcionamiento del cerebro al respecto de un tema y este funcionamiento depende de la persona o del grupo con el que se utilice. Generalmente, surgen a partir de procesos y subprocesos espontáneos que pueden surgir del consenso entre personas que no se conocen y quieren hacer un brainstorming (lluvia de ideas), por ejemplo. Efectivamente, no tienen por qué tener una disposición o un orden en base a jerarquía temporal o de importancia, sino, más bien, pueden representar una idea general que aún no tiene forma y que para que ello pase, necesita ser plasmada en un boceto de diagrama. Es, de todas las formas de representar una realidad, la versión más informal y espontánea de todas. Para que no te resulte difícil distinguirlos, te pongo un ejemplo de mapa mental que seguro te va a servir para aclarar conceptos:

Un ejemplo de mapa mental. En esta ocasión, los de Learning Fundamentals nos traen, de la mano de sus traductores al español, www.sonopuntura.com, un ejemplo de mapa mental acerca de las posibles soluciones para el problema que muchas personas con TDAH tienen a la hora de tratar de concentrarse.

No solo el texto Otros elementos que podrían influir en la persuasión

Ya hemos aprendido, en esta entrada, que cuando escribimos nuestro TFG debemos tener en cuenta dos grandes grupos de elementos persuasivos bien diferenciados: los elementos visuales y los elementos formales. Pero esto únicamente atañe a lo que tiene que ver con la redacción o la exposición formal del texto de nuestro trabajo. Claramente, son elementos que pondremos sobre la mesa durante la fase de redacción del documento final o entrega del mismo pero aún quedaría hablar de la persuasión a la hora de presentar las conclusiones en la fase de defensa del TFG.

Fuentes consultada:

Codina, L (17 de agosto de 2017). Lógica y persuasión en tesis doctorales y trabajos académicos (Edición de agosto de 2017). Luiscodina. Recuperado el 24 de agosto de 2021, de https://www.lluiscodina.com/trabajos-academicos/


Puntúa esta entrada ❤️

Deja un comentario