Metodología de tu TFG: Qué es, cómo se estructura y Guía Paso a Paso

La Metodología de tu TFG. Guay, ¿no? Seguro que llevas un buen rato mirando la pantalla de tu ordenador, buscando en internet formas de hacer fácilmente el apartado y con tu documento de word en borrador y lleno de «porsiacasos». Es ese momento en el que te dices: «¡Oh, dios mío! ¿Y ahora qué hago?». No entres en pánico, todos hemos estado ahí, y créeme, es menos complicado de lo que parece.

metodologia de tu tfg

Esta entrada es como esa amistad que necesitas cuando las cosas se ponen reguleras. Juntos, vamos a desglosar todo paso a paso, en un lenguaje que no requiere un diccionario de términos científicos al lado. Aprende rápido conmigo que tengo experiencia y sé de lo que hablo porque he estado donde tú estás ahora. Venga, respira hondo, hazte con tu bebida favorita (en mi caso, es el café) y prepárate para hacerle un KO técnico a ese apartado de metodología. No te preocupes más, has llegado a la entrada definitiva en la que aprenderás no sólo en qué consiste y cómo debe estructurarse la metodología. Sino, también, un paso a paso para hacértelo bien fácil. ¡Vamos allá!

Definición sobre la metodología de tu TFG

La metodología de tu TFG se refiere al conjunto de métodos y técnicas que se aplican de manera sistemática durante un proceso de investigación con el fin de alcanzar un resultado que sea teóricamente válido. Funciona como el soporte conceptual que guía la aplicación de los procedimientos durante la investigación. Es decir, la metodología no solo abarca las técnicas específicas para la recopilación y análisis de datos, sino también la lógica detrás de la elección y aplicación de dichas técnicas para asegurar que los resultados sean confiables y puedan sostenerse dentro del marco teórico elegido.

¿Por qué es tan importante el apartado de la metodología de tu TFG?

Si la definición que te he dado en el apartado anterior no te convence, estoy segura de que con los siguientes puntos vas a entender por qué es importante que hagas bien la metodología de tu TFG y para qué sirve:

¿Para qué sirve?Finalidad detallada
Aporta estructura a la investigaciónProporciona un plan detallado y organiza el proceso de estudio de manera lógica y coherente, alineando el enfoque con los objetivos del estudio.
Define los Métodos de Recolección de DatosEstablece técnicas y herramientas para obtener la información necesaria, funcionando como una hoja de ruta desde la selección de la muestra hasta el análisis de datos.
Asegura la ReplicabilidadPermite la replicación del estudio en el futuro, garantizando la validez y fiabilidad del mismo y fortaleciendo los resultados obtenidos.
Garantiza la Rigurosidad CientíficaJustifica la elección de métodos y herramientas, asegurando que la investigación siga procedimientos estandarizados y reconocidos.
Contribuye a la Interpretación de ResultadosDescribe cómo se analizarán los datos, permitiendo comprender y justificar las conclusiones alcanzadas en el TFG.
Facilita la Evaluación del EstudioPermite a los lectores y evaluadores juzgar la calidad y confiabilidad de la investigación, demostrando la capacidad del investigador para conducir una investigación sistemática y pertinente al campo.
¿Para qué sirve el método? ¿Por qué es tan importante?

De modo que es clave que sepas hacer un apartado tan riguroso y complejo como el de la metodología de tu TFG si quieres aprobar con nota alta. Paciencia, porque puede parecerte tan riguroso que, a veces, llegues a pensar que se te exige demasiado. Pero es así, debes imaginar que tienes expertise en la materia científica y ¡echarle ganas!

Subapartados de la metodología de tu TFG: La estructura

Basándonos en un ejemplo real de apartado metodologico de un TFG, vamos a ver cómo se estructura la metodología de tu TFG:

Los subapartados del método, extraído del índice de un TFG de psicología.

La estructura del apartado de la metodología de tu TFG, básicamente debe basarse en los siguientes subapartados:

  1. Método: Esta sección explica el enfoque general de la investigación, indicando si es cualitativa, cuantitativa o mixta. Aquí se establece el marco general de cómo se va a abordar el estudio.
  2. Participantes: Detalla quiénes forman parte del estudio. Esto incluye la población objetivo y cómo se seleccionó la muestra de participantes. Se deben especificar criterios de inclusión y exclusión, y describir las características demográficas relevantes.
  3. Variables e Instrumentos:
    • Variables Dependientes, Independientes y Extrañas: Define todas las variables de interés en el estudio. Las variables dependientes son aquellas que se miden o esperan ser influenciadas en el estudio. Las independientes son las que el investigador manipula o considera como causales. Las variables extrañas o confundentes son aquellas que no se estudian directamente pero que pueden afectar los resultados.
    • Instrumentos: Describe las herramientas o métodos utilizados para recopilar datos, como cuestionarios, pruebas psicométricas, dispositivos de medición, etc. Aquí se debe justificar la elección de estos instrumentos y, si es posible, se debe proporcionar información sobre su validez y fiabilidad.
  4. Procedimiento: Explica los pasos específicos tomados durante la investigación. Esto puede incluir cómo se administraron las encuestas, cómo se llevó a cabo la recopilación de datos, cómo se manejaron las condiciones experimentales, etc.
  5. Programa de Intervención: Si el estudio incluye una intervención, este subapartado describe en detalle el programa o tratamiento aplicado. Incluye la duración, la frecuencia, las actividades específicas involucradas, y cualquier material utilizado durante la intervención.

Cada subapartado de la metodología de tu TFG debe ser lo suficientemente detallado para que otro investigador pueda replicar el estudio si así lo desea. La claridad y precisión en esta sección son vitales para la integridad y credibilidad de la investigación.

Paso a paso para hacer la metodología de tu TFG

Para hacer el apartado de la metodología de tu TFG paso a paso, se recomienda:

Paso 1: Elige el enfoque metodológico que quieres desarrollar

Primero, decide si tu investigación será cualitativa, cuantitativa o mixta. La elección dependerá de los objetivos de tu estudio y del tipo de datos que necesitas recolectar para responder a tus preguntas de investigación​​​​. Deberás escoger el enfoque correcto desde el principio es esencial para alinear la metodología de tu TFG con tus objetivos de investigación y asegurarte de que estás recopilando el tipo de datos que te permitirán responder a tus preguntas de investigación de manera efectiva.

Así es: la elección del enfoque metodológico es crucial porque establece la dirección de todo el estudio. Si redactas la metodología de tu TFG de forma inadecuada o inexacta, ello puede dar lugar a que recolectes datos irrelevantes o a que hagas interpretaciones erróneas. Bueno, y al enfado de tu profesor, no menos importante si quieres sacar buena nota. Volviendo a lo importante, te voy a dar un ejemplo.

Por ejemplo, si tu objetivo es entender las experiencias y sentimientos de un grupo de estudiantes sobre la educación virtual, un enfoque cualitativo sería más apropiado porque te permite explorar en profundidad sus perspectivas a través de entrevistas y grupos focales. Pero, si, por el contrario, lo que quieres es medir el impacto de la educación virtual en el rendimiento académico de los estudiantes, un enfoque cuantitativo podría ser mejor. Y es que podrías utilizar herramientas estadísticas para evaluar el rendimiento antes y después de la implementación de la educación virtual.

Paso 2: Describe con más detalle tu enfoque escogido

En este punto entran en juego la selección de la muestra, las técnicas de recolección de datos y el procedimiento que vas a llevar a cabo en la Metodología de tu TFG. Debes detallar todos y cada uno de estos puntos, específicando hasta qué técnicas de recolección, de análisis y de comprobación llevarás a cabo finalmente. Es decir, ¿utilizarás encuestas, entrevistas? ¿vas a analizar qué bases de datos?… Así como el procedimiento o paso a paso que seguirás para analizar los datos recolectados​​​​​​. Mira:

Selección de la Muestra

Piensa en la muestra como tu escuadrón de investigación. No necesitas que todo el mundo se apunte, solo aquellos que realmente van a aportar al tema que estás investigando. Por ejemplo, si estás indagando sobre los efectos del café en los hábitos de estudio de los universitarios, no vas a entrevistar a niños de primaria, ¿verdad? Escoge sabiamente y asegúrate de que tu muestra sea representativa de la población que estás estudiando.

Técnicas de Recolección de Datos

Aquí es donde decides cómo vas a recolectar los datos. ¿Vas a mandar encuestas a través de correo electrónico, vas a hacer entrevistas cara a cara, o quizás observaciones en la biblioteca mientras todos están en modo estudio? El truco está en alinear tu técnica con lo que quieres averiguar. Si necesitas saber la opinión de la gente, las encuestas son una opción rápida y fácil. Pero si estás buscando entender experiencias más profundas, tal vez las entrevistas sean tu mejor aliado.

Procedimiento

Piensa en el procedimiento como la receta que sigues cuando cocinas. Es una serie de pasos que te aseguran que no te vas a desviar ni vas a olvidar echarle sal al guiso. Aquí detallarás paso a paso desde el inicio de tu recolección de datos hasta el final. ¿Primero observarás y luego entrevistarás? ¿O es al revés? Detalla el orden, el tiempo que dedicarás a cada parte y cómo vas a registrar toda esa información.

Paso 3. Justifíca por qué es así el método de tu TFG (¿Por qué así?)

Aquí es donde te toca sacar pecho y defender tu elección como si fuera tu serie favorita y alguien dijera que es un rollo. Elegir cómo vas a hacer tu TFG no es algo que hagas a la ligera, ¿verdad? Exactamente, hay razones de peso detrás, y este es el momento de compartir esas razones con el mundo.

Efectivamente, en este paso debes especificar por qué has elegido un enfoque específico y cómo este se alinea con los objetivos de tu investigación. También es importante que justifiques la selección de tu muestra y las herramientas de recolección de datos​​ que has escogido. Justificar la elección del enfoque metodológico es muy importante para demostrar la rigurosidad de tu investigación. ¿Por qué? Porque debes ser capaz de explicar por qué los métodos seleccionados son los más adecuados para investigar tu pregunta y cómo contribuyen a la obtención de datos confiables y válidos. Y esto no es fácil… pero te voy a dar alguna pista tanto si te decantaste por un enfoque cuantitativo o si preferiste uno cualitativo:

Si escoges un enfoque cuantitativo…

Por ejemplo, imagina que estás investigando el efecto de las redes sociales en la autoestima de los adolescentes. Bueno, pues, si eliges un enfoque cuantitativo, podrías justificarlo diciendo que te permite medir variables específicas (como horas de uso de redes sociales y puntuaciones de autoestima) y establecer correlaciones o comparaciones estadísticas en una muestra grande. Lo cual es difícil de conseguir con métodos cualitativos, obviamente. Además, si utilizas una encuesta como herramienta de recolección de datos, deberías justificar que esta técnica permite recoger una gran cantidad de datos en poco tiempo y de manera estandarizada, facilitando la comparación entre individuos.

Y si escoges un enfoque cualitativo podrías decir …

Si decides tomar el camino del enfoque cualitativo para tu investigación, pongamos que quieres explorar las percepciones de los jóvenes sobre el bienestar en las redes sociales. Optar por este enfoque te permite sumergirte en las profundidades de sus experiencias y sentimientos, algo que las cifras por sí solas no podrían revelarte. Aquí, la elección de entrevistas en profundidad en lugar de, digamos, simples encuestas, se justifica porque te dan espacio para conversaciones ricas y detalladas, donde los jóvenes pueden compartir sus historias y reflexiones más allá de lo superficial.

Del mismo modo, elegir la observación participante te permite captar comportamientos y dinámicas en su entorno natural, ofreciendo una capa adicional de comprensión que los datos numéricos no capturan. Esta metodología cualitativa, con su preferencia por las técnicas que facilitan el diálogo y la observación cercana, se alinea perfectamente con el objetivo de comprender el matiz y la complejidad del bienestar juvenil en el contexto de las redes sociales, permitiéndote construir un relato auténtico y matizado sobre este fenómeno contemporáneo.

Paso 4. Describe cómo vas a hacer las evaluaciones y el análisis de los resultados

Una vez que has recolectado todos esos datos jugosos, llega el momento crítico: hacerles una auditoría profunda para descubrir qué secretos guardan. Aquí es donde decides si sacarás tu kit de herramientas estadísticas para desmenuzar números y encontrar patrones en una investigación cuantitativa, o si te inclinarás por el análisis de contenido en un estudio cualitativo para destilar las narrativas y significados detrás de las palabras. Es decir, que debes describir, en detalle, todo… ¿qué técnicas que utilizarás para analizar los datos? ¿lo harás a través de métodos estadísticos para investigaciones cuantitativas o a través de técnicas de análisis de contenido para estudios cualitativos​​​?

Por ejemplo, si has estado explorando el impacto de un programa de mindfulness en la reducción del estrés estudiantil, podrías utilizar análisis estadísticos para cuantificar cambios en los niveles de estrés antes y después del programa. Por otro lado, si te has sumergido en entender la experiencia personal del mindfulness, el análisis temático te permitirá extraer y interpretar las percepciones y sentimientos expresados por los estudiantes. Este paso es esencial para dar sentido a tus hallazgos y presentar una historia coherente que responda a tus preguntas de investigación.

Paso 5. Añade algunas consideraciones Éticas:

Ahora, adentrémonos en un territorio crucial pero a menudo delicado: la ética. Imagina que estás invitando a gente a tu casa; quieres asegurarte de que se sientan seguros y respetados, ¿verdad? Lo mismo ocurre con tus participantes. Hablar de consentimiento informado no es solo una formalidad; es comprometerte a ser transparente sobre cómo vas a usar la información que compartan contigo, asegurándoles que su privacidad es una fortaleza impenetrable en tus manos.

Tanto si estás realizando encuestas sobre hábitos alimenticios o entrevistas sobre experiencias personales, el respeto por la confidencialidad y la anonimización de los datos es tu pan de cada día. En el mundo de la investigación, ser éticamente impecable no es solo una buena práctica, es la base de una relación de confianza entre tú y tus participantes, y garantiza la integridad de tu estudio. Y todo eso deberá estar recogido en la metodología de tu TFG.

No olvides mencionar cualquier consideración ética relevante para tu estudio, como la obtención del consentimiento informado de los participantes y la manera en que garantizarás su privacidad y confidencialidad​​.

Ejemplos de metodología de tu TFG

Usa el Código TRABAJOFINAL10 para un 10% en libros y un 5% en cursos y OPES

Conclusión sobre cómo debería ser la metodología de tu TFG

La metodología es el corazón de tu TFG, proporcionando una base sólida para tu investigación. Asegurarte de que sea detallada, bien justificada y coherente con tus objetivos de investigación es esencial para el éxito de tu proyecto. No dudes en buscar ayuda profesional si te encuentras atascado o necesitas orientación adicional. La calidad y credibilidad de tu trabajo dependen de una metodología bien diseñada y ejecutada​. Puedes volver a la entrada de la estructura del TFG para tener una noción más general de todos los apartados de tu TFG:

Otros recursos que puedes consultar:


Preguntas frecuentes

¿Cuánto debe extenderse el apartado de la metodología de tu TFG?

La longitud puede variar, pero lo importante es que sea lo suficientemente detallado para que el estudio pueda ser replicado. Esto puede requerir entre 3 y 10 páginas, dependiendo de la complejidad del estudio.

¿Es necesario incluir una revisión literaria en el apartado de método?

No en el apartado de método. La revisión literaria generalmente se incluye en una sección separada para proporcionar contexto y justificación para el estudio.

¿Cómo aseguro la validez y fiabilidad de mis instrumentos de recopilación de datos?

Debes proporcionar evidencia de la validez y fiabilidad de tus instrumentos, lo cual puede incluir referencias a estudios previos que los hayan utilizado o datos de pruebas piloto que hayas realizado.

¿Qué pasa si la metodología de tu TFG cambia durante el estudio?

Es importante documentar cualquier cambio en la metodología de tu TFG y proporcionar una justificación para estos cambios. Esto muestra la adaptabilidad y la rigurosidad en tu proceso de investigación.

¿Cómo puedo elegir entre un estudio cualitativo y cuantitativo?

La elección depende de tu pregunta de investigación y de lo que esperas descubrir. Los estudios cualitativos son mejores para explorar percepciones y experiencias, mientras que los cuantitativos son ideales para medir y cuantificar relaciones entre variables.

¿Tienen la misma metodología un TFG y un TFM?

En esencia, la metodología de un TFG y un TFM sigue principios similares, ya que ambos buscan describir detalladamente el conjunto de métodos empleados para alcanzar los objetivos del estudio. La diferencia no radica en el nivel académico sino en la naturaleza y profundidad del tema investigado.

¿Cuándo es el momento ideal para redactar la metodología en tu TFG o TFM?

La metodología de tu TFG debe ser una de las primeras secciones que se redacten, ya que define el enfoque de la investigación y condiciona tanto el desarrollo del proyecto como su estructura. Una planificación adecuada desde el inicio asegura coherencia y relevancia en la investigación.

¿Qué incluir en la sección de metodología de tu TFG?

Esta sección debe detallar todos los métodos utilizados para recopilar y analizar datos, incluyendo, pero no limitándose a, técnicas de investigación bibliográfica, estudios de campo, análisis cualitativos o cuantitativos, entre otros. Es clave diferenciarla del marco teórico, enfocándose en el «cómo» se llevó a cabo la investigación más que en el «qué» se investigó.

Puntúa esta entrada ❤️

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio