¿Es posible y recomendable el psicoanálisis en ancianos?¿y qué pasa con las demencias? ¿El psicoanálisis tiene en cuenta la edad?

Citando a Lacan (1958), “El sujeto, en el acto de hablar, y en tanto que este acto de hablar va desde luego mucho más lejos que simplemente su palabra (…)”

La Psicología como ciencia nos ha otorgado esa capacidad para considerar que cualquier opción puede ser válida enmarcada en un contexto y que la verdad es un acto discursivo, en realidad. Porque todo depende de cómo se mire, existen dos verdades como puños y, en forma de discursos en contra y a favor, te los explico en esta entrada. La respuesta se disfraza del gato de Shrödinger para hacerte ver que no hay solamente una verdad válida.

I. En contra de aplicar el psicoanálisis en la edad anciana.

De hecho, en los inicios del psicoanálisis, había más detractores que partidarios de aplicar el psicoanálisis en personas con edad avanzada pero esto no deja de representar, precisamente, los inicios, el comienzo… cuando aún Lacan no le había dado vueltas a sus grafos. Bien, empecemos con Freud quien, inaugura la creencia de que el paciente de psicoanálisis tiene una edad y que, en los ancianos, ya no sirve para nada la intervención (por cierto, si eres estudiante de la UOC, podrás encontrar esto está en los módulos). Aquí te presento Los discursos con los que podríamos justificar que el psicoanálisis no es válido para las personas mayores:

Freud y su criterio del tiempo vivido y por vivir…

Freud sentenció que el paciente con más edad había tenido oportunidad de vivir más y el material a analizar arriesgaba ser demasiado amplio y enrevesado, como para analizarlo “a tiempo”, que era demasiado esfuerzo que no revertiría beneficios tan a corto plazo como para poder disfrutar de una vida sin psicopatología, dado que el individuo sería demasiado anciano como para disfrutarlo. [Bien, éste es uno de los puntos en los que Lacan discrepaba de Freud, por ejemplo, como veremos más adelante…].

Abraham y su hipótesis sobre la pérdida de plasticidad a cierta edad

Por otro lado, Abraham desarrollaría su hipótesis acerca de la pérdida de plasticidad. Según esta hipótesis, es a partir de los 50, cuando los individuos experimentan cierta pérdida de la plasticidad y sería esta falta de plasticidad la causa de la correlación negativa con el éxito en el análisis. Sería necesario que esta concepción fuera transgredida con las reflexiones de Lacan, quien puso orden a todo aquello que los psicoanalistas más tradicionales se esforzaron por inculcar acerca de este tema, y llegar a la conclusión de que el inconsciente no tiene edad.

II. Los discursos con los que podríamos justificar que el psicoanálisis es más que válido y muy recomendable para las personas mayores. O cuando el sujeto de la clínica se concibe como un Sujeto de derecho.

Es ese lugar de intercambio que implica la transferencia, en el cual se transduce la experiencia pasada en el obrar presente del sujeto, un sujeto que, independientemente de su edad física, reproduce una y otra vez el mismo mecanismo fatídico del que, aun sin ser consciente de él -o de llegar a disfrutar de lo que el mismo Lacan llamó, “el goce del síntoma”-, en el fondo, quiere desprenderse. Además, el sujeto que revive su experiencia infantil de verse desfragmentado en el espejo, y que lo hace desde una posición narcisista debido a la manera fallida en que resolvió el complejo de Edipo (quedándose encallado en la etapa imaginaria o especular), reviviendo, sin actualizar aquella desfragmentación, el estadio de la subjetivación el cuerpo (Cena, 2011), siéndole reflejada la castración de la vida, la muerte que, con cada día, va perfilando aún más sus surcos.

El duelo por la imagen fálica de la juventud y el sujeto de derecho. O eso de luz que aporta Lacan en todo esto…

Duelo por la imagen fálica de la juventud

Por todo ello, el analizado con edad avanzada que se ha quedado en la etapa narcisista, no solo vive la angustia del trauma infantil, sino que atraviesa un momento que Lacan sitúa, muy acertadamente, en el “duelo por la imagen fálica de la juventud”. Hizo falta que viniera Lacan para que el psicoanálisis se universalizara y para que se clarificara que no hay razón alguna para no prescribir el trabajo analítico en la edad avanzada. Rolón (TED, 2015) es claro, al respecto: según él, debería haber psicólogos, más que nunca, en las salas de hospital donde se espera la muerte.

El sujeto de la clínica es un sujeto de derecho

Así pues, con el progreso que supone la llegada de Lacan, no sucede que, según Cena (2011), “el sujeto de la clínica se concibe como un sujeto de derecho” (p.10) y, como tal, no importa qué edad cronológica tenga, si hay un conflicto psicológico, está en disposición de analizarlo, con la única condición de que su deterioro físico y cognitivo le permitan, en la medida en la que sea posible, hablar sobre él y que el analista favorezca una situación de alivio en su analizado.

III. ¿Entonces? ¿A favor o en contra del psicoanálisis como orientación para el tratamiento psicológico en la senectud?

A ninguno de estos dos discursos le faltaba verdad, en su tiempo y lugar. Ya lo dijo nuestro Pau Donés, “Depende… de según se mire todo depende…”.

Jarabe De Palo - Depende

Efectivamente, hizo falta que estudiosos como Lacan emergieran de sus obras con una visión más amable de la vejez, un poco menos gerontofóbica y más humana, en definitiva, que entendiera el tiempo como un recurso no lógico (ese tiempo que no se mide en segundos, minutos y horas). Gabriel Rolón lo explica, largo y tendido, como buen argentino, en la siguiente conferencia para TED en Bahía Blanca…

TEDX El hombre es un sujeto del deseo y la palabra, según Gabriel Rolón, un psicoanalista humanista

El hombre es un sujeto del deseo y la palabra | Gabriel Rolón | TEDxBahiaBlanca

Me encantaría saber tu opinión sobre esta entrada. ¿Te ha ayudado a resolver tus dudas? Si no lo ha hecho, no dudes en dejarme tus preguntas. Las contestaré a la mayor brevedad posible para estar a tiempo de ayudarte.

Referencias

TED (15 enero de 2015). Gabriel Rolón: El hombre es un sujeto del deseo y la palabra. [Archivo de video].

Recomendaciones para profundizar en psicoanálisis

  • El grafo del deseo (próximamente)
  • Glosario básico de psicoanálisis (próximamente).

PUEDES VISITAR OTRAS SECCIONES

Entradas generales

Clasificación del TFG según el tema. Clasificación del TFG según diseño metodológico La estructura del TFG o TFM. Cómo hacer el TFG o TFM Ejemplos de TFG y TFM. Ver mis ejemplos de TFG y TFM Cupones descuento PIR O MPGS: ¿Te decides? Más entradas recomendadas

Puntúa esta entrada ❤️

2 comentarios en «¿Es posible y recomendable el psicoanálisis en ancianos?¿y qué pasa con las demencias? ¿El psicoanálisis tiene en cuenta la edad?»

  1. Yo no soy psicólogo ni entiendo ni he pasado de la primera página de Lacan (lo siento), pero pertenezco al grupo de “personas mayores” que SÍ defendería nuestro derecho a ser sujetos de psicoanálisis. !Y con todo el derecho del mundo! !Hasta ahí podíamos llegar, que la sociedad nos excluyera tb de eso! El psicoanálisis nos ayudaría a asumir/entender todo lo vivido (consciente o no…) y tal vez a encarar de manera adecuada (?) el rito de paso definitivo de nuestra actual biografía hacia la siguiente…

    Responder
    • ¡Hola, El Pa de la Cri! tú y tu opinión sois muy bienvenidos a esta web 😀 por lo que comentas, estás muy a favor, entonces, de la perspectiva que ofrece Rolón, el psicoanalista (en mi opinión, psicoanalista-humanista). El psicoanálisis no solo ayudaría a asumir o entender todo lo vivido, consciente o inconsciente… podría hacer mucho más por la humanidad si la Salud Mental se contemplara como un derecho y no como un privilegio, si los estamentos públicos la acogieran como acogen la atención primaria. Realmente, no solo el psicoanálisis, todas las escuelas de psicología podrían combinarse al servicio de la necesidad, centrándonos en el “cliente”.

      La cosa es que, “realmente” (guiño, guiño) tampoco hace falta ser consciente de los problemas internos o entender los traumas para superarlos (no siempre) y es ahí donde actúa la “transferencia”. El cerebro olvida lo que no es capaz de procesar y, siguiendo el legado de Lacan con su reformulación cartesiana del “soy donde no pienso”, la transferencia no haría sino ofrecer un nuevo escenario en el “ahora” para poder procesar, de manera inconsciente, todo aquello traumático atrapado en el pasado y que no hemos podido poner nombre (no ha pasado el muro del lenguaje) o que no somos capaces de procesar con la palabra o el entendimiento, pero que está ahí, como un “nudo” (otro palabro lacaniano) que nos hace comportarnos o dejarnos ir en un “decir” que no alcanza a representar la tensión psíquica que nubla nuestras emociones y no nos deja ser quienes hemos venido a ser.

      El psicoanálisis entendido como ese “repetir” en el tiempo (en un tiempo que no es lógico como acostumbramos a entender el tiempo), un repetir controlado y enmarcado en la consulta, por el profesional que sabe jugar su lugar en ese reparto de papeles. Con tal de que su cliente vea, en él, la persona significante con respecto a la cual tiene el “conflicto” sin resolver y que sepa transferirle esa carga psíquica y curarse, gracias a la relación que se produce, aunque sea “artificial” o “no verdadera”, o aunque pareciera un síntoma mismo (está justificado). Como si se diera lugar un método Stanislaski, pero natural, ahí la “gracia” reside en el psicoanalista que deberá cuidarse por mantener la “distancia” y, aun sabiendo que su cliente le mira a los ojos como si esos ojos fueran de aquella persona amada, odiada o temida, recordar que solamente es un psicoterapeuta, un recipiente de otra persona que no es pero que necesita representar. Esto último sería la contratransferencia, que es peligrosa y que hace tambalear la validez del método utilizado en psicoanálisis. Aunque Rolón apunte que, ¿por qué no, un poquito de contratransferencia porque el psicoanalista también es persona?…

      Todos tenemos derecho, como bien dices, a encarar la vida de la forma más auténtica que se pueda. No se trata de ser psicólogo o de no serlo y no hace falta que te disculpes por “no saber” de psicología. La psicología trata de emociones y de vida, y la forma holística de entenderla no entiende de estratos.

      Un abrazo enorme, de todo corazón. Y comenta todo lo que te apetezca, estás en tu casa! 🙂

      Responder

Deja un comentario