Programas Antiplagio para el TFG o cualquier trabajo académico: ¿Qué son y cómo funcionan?

Seguro que ha habido veces en que, al estar redactando un trabajo de clínica, has acudido a copiar literalmente unos criterios diagnósticos del DSM o de cualquier manual de Trastornos o enfermedades. Y, al entregar el documento, te ha acabado temblando hasta las pestañas… ¿saldrá plagio?

No te pilles los dedos.

¿Qué son los programas antiplagio? ¿Para qué sirven?

Los programas antiplagio son un software que tus profesores de la Universidad muy probablemente utilizan para revisar tus trabajos ya que reportan información relevante sobre si has copiado, sin querer queriendo, de un artículo de manera explícita y sin usar la normativa APA7.

Estos programas sirven para comprobar si has plagiado tu trabajo, utilizando de forma ilícita contenidos de otro autor sin mencionarle. Vamos a verlo en detalle en las siguientes lineas.

¿Cómo funcionan?

En ocasiones, estos programas están, incluso, sincronizados con las plataformas del campus virtual (moodle y similar), así que los docentes no tienen que hacer nada en absoluto. Tú subes el documento al formulario o RAC (registro) del campus y voilà, el programa hace su tarea en la sombra y acaba generando un informe que se autoenvía solo al email de tu profe. Se hace la magia…

Entonces, estos programas lo que hacen es cotejar el contenido de tu documento con diversos artículos y documentos procedentes de Bases de Datos variados que se encuentren en internet (repositorios universitarios, base de datos de la propia Bibliotecas, bases de datos de artículos científicos…, etc.) para buscar coincidencias (si las hubiera) y generar un informe.

¿Qué hay en el informe del programa antiplagio?

En el informe resultante de la búsqueda de plagio, aparece el porcentaje de similitudes, haciendo ver, de una manera muy sencilla, si hay posiibilidad de que salte la alarma de posible plagio. Será el profesor quien decida si, en base a criterios propios y sentido común, dicho porcentaje se corresponde realmente con una intencionalidad de plagio o no.

¿Funcionan bien los programas de antiplagio gratuitos o son preferibles los de pago?

Bueno, el software gratuito muchas veces ofrece limitaciones: un tiempo limitado de uso en el que sólo puedes subir un número determinado de documentos o que, por ejemplo, que pueda ser peligroso. Por otro lado, siempre existe un margen de error prudencial. Esto quiere decir que no existe el 100% de efectividad a la hora de detectar plagio en el cotejo de documentos.

¿Cuáles son los programas antiplagio más conocidos?

Existen bastante programas antiplagio hoy en día, con competencias en distintos países y universidades. Como podrás comprender, en base a con qué universidades haya hecho convenio, éstas formarán a nutrir la base de datos de los programas o no. Lamentablemente, esto es un dato que se mantiene en secreto, por si te preguntabas si el hecho de que el documento del que te plagias es de un autor que estudia en una universidad que no tiene convenio con la misma herramienta que se usa en tu centro… no es tan fácil. Sin embargo, quizás haya un dato que te resulte interesante y te lo explico casi al final de esta entrada. Primero, vamos a ver qué programas de antiplagio existen:

Turnitin

El Turnitin es de los más conocidos y parece ser que compara tus documentos con tres fuentes distintas:

  • Web abierta: es decir, cualquier material disponible en Wikipedia, El Rincón del Vago, National Geographic y los repositorios de tesis doctorales publicadas en abierto).
  • Documentos académicos y científicos subidos a plataformas como Elsevier, Science, Epsco, Emeral o Proquest.
  • Otros trabajos subidos por los estudiantes de las universidades que están suscritas a la herramienta.

Si te preguntabas si esto es legal que lo hagan las universidades (por el tema de protección de datos), sí, es legal, pero corre a cuenta de su responsabilidad, mediante autorización al programa.

El problema de Turnitin es que parece ser que no te pide permiso para guardar tu documento en sus bases de datos sino que lo hace sin más. De manera que podría pasar que, si pasas tu documento por Turnitin para comprobar el posible plagio y después lo envías al campus, es probable que, en este segundo escaneo, tu profesor detecte plagio 100% con tu propio documento previamente subido. Todo apunta a que es el único programa que pondría en peligro tu situación, aunque , por motivos obvios, acabaría siendo más eficaz al detectar en un porcentaje del 70%.

PlagScan

En el caso de PlagScan, quien asegura que dispone de un total de 4 vías para cotejo:

  • La web, haciendo uso de la herramienta de indexación de Microsoft además de la propia de PlagScan.
  • El total de todos los documentos que cargan los usuarios de esa misma Universidad u organización (previa autorización)
  • El total de lo cargado por otros clientes. (previa autorización también).
  • Contenidos de las propias editoriales científicas.
  • demás de contenidos de editoriales científicas, concretamente, 30.000 publicaciones.

En total, según investigaciones de ElPaís, la base de Turnitin se nutre de la pasmosa cantidad que ronda los 15.000 o 20.000 nuevos documentos cada día.

¿Qué otro software antiplagio gratuito existe?

¿Qué programas antiplagio de pago existen?

¿Estos programas detectan traducciones?

La buena noticia es que aún queda mucho para que hagan el triple salto mortal con doble pirueta lateral y con 5 tirabuzones y que, además de disponer de un algoritmo que coteje estilos de escritura y palabras literales, también detecte la traducción entre idiomas. Quizás no estaría tan mal ir leyendo bibliografía en inglés aunque nos cueste…

Puntúa esta entrada ❤️

Deja un comentario