La Terapia Biomagnética o el tratamiento con imanes (técnica Bansal) para problemas psicológicos u orgánicos

Con el auge del 5G y los chips, ha habido una tendencia a buscar en Google cualquier aplicación del biomagnetismo y los imanes sobre la salud. Una práctica que, desde las academias de ‘medicina’ alternativa, se promueve con fines claramente económicos y que los terapeutas naturistas defienden a capa y espada con opciones como la técnica Bansal. Pero, ¿de verdad cuenta con evidencia empírica que defienda su efectividad?

¿Qué es la Terapia Biomagnética o el Tratamiento con imanes?

La terapia Biomagnética es una técnica que consiste en aplicar imanes de distinta intensidad en distintas partes del cuerpo, generando, así, campos magnéticos a partir del posicionamiento estratégicos de polos positivos y negativos que rodean el cuerpo, con fines sanitarios.

¿Qué es y para qué sirve el Biomagnetismo?

De nuevo, es un modelo de intervención ancestral cuyos orígenes podemos encontrar en China, la India, los Aztecas y los Mayas.

Fundamentos científicos de la Terapia Biomagnética

Fundamentos científicos, como tal, no existen (1, 2, 3, 4), pero hay un razonamiento no científico detrás: el Bloqueo energético de la energía vital.

El bloqueo energético en la enfermedad

Para explicar la necesidad de este tipo de terapia suele aludirse a una definición de enfermedad como un bloqueo o falta de equilibrio de las polaridades a partir de las cuales se mueve la fuerza vital en el organismo. Todo ello, teniendo en cuenta que somos un transmisor de una energía universal con la que conectamos cuando estamos sanos, para beber de ella, energéticamente hablando.

Por hacer un símil, la reacción del cuerpo ante una herida abierta es cerrarla, bloquear el paso. De ahí que, cuando el cuerpo está ante agentes patógenos o perjudiciales, se bloquea y el bloqueo genera enfermedad. También se alude a los conceptos de materia y antimateria de Einstein y su ecuación, derivada de la famosa E=mc2 (que establecía que la materia -masa- y la antimateria -energía- son intercambiables). Mira por aquí.

¿Cómo se utilizan los imanes y los campos magnéticos en la Terapia Biomagnética?

El médico naturista del video que adjunto a continuación lo explica, defendiendo que no solo “tenemos un cuerpo físico, sino que. nos rodea un cuerpo energético o eléctrico que activa las funciones de los órganos”. Y, en este punto, menciona el uso del electrocardiograma para evaluar la carga eléctrica del corazón o el del electroencefalograma para analizar el comportamiento del cerebro.

Según este “Doc”, se trata de aplicar un campo magnético al cuerpo, de manera que una carga eléctrica del polo positivo se coloque frente a un magneto de carga negativa al otro lado del organismo, usando algún dispositivo como una faja o, incluso, un antifaz para los ojos. Con una búsqueda rápida en Amazon, he encontrado parches también. Asimismo, parece ser que hay dispositivos que son biomagnéticos sólo por contener Turmalina o aparatos para realizar la magnetoterapia casera, de manera doméstica pero profesional (el I-Tech MAG 2000).

¿Cuál es la finalidad última del biomagnetismo?

La finalidad de la aplicación de este campo magnético es la de atravesar los átomos enfermos del organismo con dolencias o enfermedades para curarlas.

Recomendaciones del uso del biomagnetismo

La terapia biomagnética es preferible que se use estando despierto “por la cuestión eléctrica” (como si, por la noche, nos apagáramos eléctricamente hablando). En este punto me he acordado del crossover del clásico de Frankenstein:

Dracula Wakes Frankenstein Scene (4/11) Abbott and Costello Meet Frankenstein Movie (1948) - HD

Claro que si los imanes resucitan a un muerto, ¿cómo no iba a curar enfermedades también? 🙂

¿Qué síntomas y problemas pueden sanarse con el biomagnetismo?

El biomagnetismo puede tratar la columna desviada que supone, en ocasiones, según el “doctor” del video, que una vértebra “espachurre” un nervio provocando el dolor conocido como “ciática”. Una faja que aplica biomagnetismo podría acabar con esta dolencia. Pero también puede ayudar sanando huesos rotos, jaquecas y migrañas, así como depresiones, estadios ansiosos… vamos, lo que se te ocurra.

¿Hay efectos secundarios o contraindicaciones a la hora de aplicar la Terapia Biomagnética?

No, ningún efecto secundario (ni efecto primario). Pero vaya, que este señor debería mencionar que, al menos, se excluyan las personas con marcapasos o problemas de corazón.

¿Hay evidencia empírica que apoye el uso de esta terapia en la actualidad?

Lo cierto es que no disponemos de ninguna evidencia empírica que demuestre la efectividad de la ‘Terapia’ Biomagnética aquí descrita en el tratamiento de Trastornos Mentales como la Depresión, la ansiedad o cualquier otro trastorno o problema psicológico. Esto no quiere decir que el magnetismo no tenga utilidad en el ámbito clínico y/o sanitario. De hecho, hay múltiples lineas de investigación abiertas en la actualidad en la aplicación de tecnologías de laboratorio capaces de aplicar flujos magnéticos a nivel profundo en la estructura cerebral para fin terapéutico sin efectos negativos sobre la salud, ya que no suponen neurocirugía gracias a los avances científicos actualmente.

Un apunte sobre la piedra de la locura (El Bosco)

Atrás quedaron las prácticas de extracción de la piedra de la locura, representada en El Bosco y, por supuesto, nada de abrir la cabeza para instalar nodos con tal de poder estimular directamente las áreas cerebrales. Actualmente, la práctica es totalmente inocua y ha demostrado un alto nivel de efectividad en personas resistentes a otros tratamientos estandarizados contra la depresión u otros trastornos, incluso, para el tratamiento de problemas no necesariamente emocionales, sino perceptivos, como la Tinnitus o en casos de rehabilitación fisioterapéutica.

Extracción de la piedra de la locura, común en la antigüedad. Una práctica absurda tal y como así lo representó el autor con el embudo en la cabeza del cirujano.

Pásate al lado de lo científicamente replicable, anda. 🙂 Sigue leyendo sobre la Terapia de Estimulación Magnética Transcraneal (EMT) o, dicho en inglés, la Técnica ‘Transcranial Magnetic Stimulation’ (TMS). También tengo una entrada creada sobre la Terapia de Electroshock que, por si no lo sabías, sigue usándose en la actualidad.

Referencias

  1.  Park, R. L. (2000). Voodoo Science: The Road from Foolishness to Fraud. (58–63). Oxford University PressISBN 0-19-513515-6. «Not only are magnetic fields of no value in healing, you might characterize these as “homeopathic” magnetic fields.»
  2. Wanjek, C. (2003). Bad Medicine: misconceptions and misuses revealed from distance healing to vitamin O. Hoboken, New Jersey: John Wiley & Sons (1-253). 
  3.  National Science Foundation, Division of Resources Statistics (febrero de 2006). Science and Engineering Indicators, 2006. Arlington, VA. Chapter 7.
  4.  Quackwear: Big Pseudoscience Wants to Sell You Wearable Metal to Improve Your Health; Alternet; January 10, 2015.

*Perdón por el tono jocoso de la entrada, no he podido evitarlo.

Puntúa esta entrada ❤️