es Spanish
ar Arabicca Catalanzh-CN Chinese (Simplified)da Danishnl Dutchen Englishfr Frenchde Germanit Italianpt Portugueseru Russianes Spanish
Ups!

Tienes un bloqueador de anuncios y esta web necesita que los muestres para poder autofinanciarse. Gracias!

Hit enter after type your search item

Fases en la elaboración de un TFG ¿Cómo se hace un TFG paso a paso?

/
/
/
1534 Views

Un TFG no es un trabajo académico cualquiera. De hecho, es la asignatura final de tu Grado, el cúlmen de todo tus esfuerzos, el momento definitivo para demostrar que estás capacitado/a para obtener el título. Es el momento más importante del Grado y dura un semestre. Es bastante tiempo, si te organizas bien podrás superarlo sin problemas. Pero ¿por dónde empezar? No hay un método único para hacer el paso a paso de un TFG, si bien, sí hay ciertas coordenadas en el proceso, comunes en muchas universidades, que vamos a tomar como referencia en esta entrada. Te ofrezco un plan para que te hagas una idea de cuál va a ser ese camino, para que puedas encontrar una referencia general y evalúes tu proceso, en función de la etapa en la que te encuentres. ¡Adelante!

Etapas en un TFG: el TFG como proceso.

Paso 1: El Planteamiento General de tu TFG. El tema y el tipo de investigación.

Este paso consiste Escoger el tipo de TFG según el tema y el diseño metodológico porque sí, aunque te parezca que no, el título del TFG no es un punto de partida. Para empezar el TFG lo primero que debes tener claro es qué tipo de TFG quieres desarrollar según el según el ámbito temático y qué tipo de TFG quieres, según el diseño metodológico. Sí, me a la impresión de que muchos de los estudiantes que me contactan están más preocupados por cómo pueden hacer un título bonito sin tener en cuenta este paso previo de planteamiento general. Y no pasar por él supone, irremediablemente, confeccionar un título capcioso y con vacíos.

Es decir, lo primero que te tienes que preguntar antes de redactar tu trabajo final de Grado o Máster o tu proyecto final es ¿sobre qué asunto hacer tu TFG? ¿desde qué enfoque o diseño metodológico? ¿Quiero un estudio de caso? ¿o una revisión sistemática? ¿un meta-análisis? ¿quiero desarrollar un TFG cualitativo o cuantitativo? Son preguntas básicas que puedes resolver repasando la asignatura del grado dedicada a la investigación en Psicología. Recuerda que es, a partir de entonces, cuando tu TFG cobrará vida con coherencia interna y un sentido metodológico adecuado.

A continuación, te doy algunas ideas para que tú mismo puedas encontrar la inspiración para determinar el tema y el tipo de TFG que quieres, como mejor te convenga:

  • Repasa tus asignaturas cursadas para buscar el tema.
  • Busca otros TFG ya hechos y con buena nota.
  • Explora necesidades en tu entorno.
  • Guarda todo lo que encuentres y elabora un mapa conceptual.

Repasa tus asignaturas del Grado para escoger el ámbito temático

En lineas generales, la ámbito temático del TFG podría venir de la mano de una asignatura, mención o perfil de optatividad que, a su vez, va a englobar numerosos planteamientos temáticos similares. Escoger una asignatura es una manera de cribar el tema en un nivel general. A partir de este «ámbito temático» o «área temática», te va a resultar más fácil seguir concretando.

Por ejemplo, si te encantó la asignatura de Psicobiología o de Neurociencia Cognitiva, te va a resultar muy atractivo encontrar un «problema» que se te haya presentado en forma de actividad en la asignatura o por alguna investigación estudiada en ésta. Quizás encuentres la inspiración en el funcionamiento cerebral de los niños con TDAH cuando son diagnosticados de Trastornos del Espectro Autista o te fascine el papel regulador del ejercicio físico a nivel de procesos neurocognitivos en personas con depresión o en personas mayores con algún grado de demencia. O, directamente, los sistemas de recompensa en situación de adicción.

Es solo un ejemplo para que entiendas que el primer paso para elegir el tema sería escoger un ámbito temático y, a partir de ahí, seguir concretando. Pero puedes profundizar leyendo una entrada dedicada exclusivamente a la elección del ámbito temático y el tema. De todas formas, se trataría de revisar algún asunto que hayas estudiado en alguna asignatura cursada y sobre la que te quedaste con ganas de profundizar o buscar, directamente, en tu entorno, alguna situación problema que conozcas y darle vueltas al asunto. Desmenuza el ámbito hasta hacerlo más pequeño y toparte con el tema predilecto sobre el que versará tu Proyecto final de carrera o de máster. Seguramente, escogerás un tema que te guste y sobre el que te encantaría profundizar. No parece muy complicado, ¿no? La cosa es romper el hielo.

Busca TFG ya hechos o ojea algunos artículos de investigación sobre el ámbito temático escogido

Este consejo puede servirte para buscar inspiración sobre el ámbito temático así como sobre el tema en específico, si es que el ámbito lo tienes ya bastante claro. Igualmente, debes saber que te pasarás la vida leyendo artículos de investigación, pues todo lo que incluyas en el informe deberá estar adecuadamente justificado con la normativa APA7. Pero bueno, igualmente, puede servirte de inspiración para encontrar tu tema. Además, quizás encuentres un TFG «modelo» para seguir, porque te parezca perfecto a nivel de estructura y te facilite la redacción de tu propio informe siguiéndolo como guía.

En definitiva, para poder encontrar un tema interesante, deberás indagar en los repositorios. Google es el repositorio más grande y en el que, en esta primera búsqueda, podrás encontrar algo más de inspiración. Busca, con esa apertura de mente de quien indaga en un universo nunca antes visto pero con la mirada puesta en lo que «podría ser», escribiendo palabras clave en el motor de búsqueda.

  • Busca en repositorios otros TFG y TFM que aborden el tema que quieres desarrollar y toma nota de las cuestiones que podrían servirte de referencia.
  • Busca en las bases de datos acerca de los enfoques que los científicos plantean respecto a los temas que podrían tener que ver con tu abordaje, ya sea de una forma directa o tangencial.
  • Pregunta a otros estudiantes que conozcas, sobre qué podrías investigar en base a lo que ellos propusieron. ¡El intercambio de posturas enriquece!

Esta fase es previa a la propia redacción del TFG, aunque no será la única ocasión en que revisarás artículos científicos (esto debería ser algo obvio). Esta fase previa debe permitirte acercarte al tema y al meollo en cuestión con una actitud curiosa, creativa y crítica. En resumidas cuentas: se trata de que te aproximes a la literatura científica sin perder de vista tus intereses, ya que deberás aplicar la base científica de lo que puedas encontrar a tus criterios y objetivos, como llegando a un acuerdo entre lo que tienes en mente y lo ya existente. En otras palabras: ¡estamos ante el Wallapop de las ideas! recicla los programas ya existentes para llevarlos a tu terreno, aportando algo nuevo a la vez que tomas el relevo de los ancestros.

Para poder hacer esta búsqueda quizás te interese conocer el Ranking de los 10 buscadores académicos más prácticos e importantes en Psicología.

Explora necesidades reales de tu entorno o comunidad

Podríamos decir que puedes partir de la teoría, buscando entre tus asignaturas del Grado o en las bases de datos, otros artículos de investigación que podrían ayudarte como ejemplo de TFG. Pero también podemos partir de la práctica. ¿Cómo? Pues fácil, explorando tu entorno más cercano. Para ello, puedes preguntar en centros de mayores, residencias de ancianos, asociaciones de ayuda a algún colectivo que tengan algo que ver con el cuidado a la salud mental si hay algún problema acuciante que necesiten resolver. Porque puede que tú seas su solución y me explico.

Puedes llevar a otro nivel tu TFG haciendo algo por la sociedad en el sentido de que puedes desarrollar una propuesta de intervención a un problema que, en tu entorno, no pueda ser resuelto con los medios de los que se dispone actualmente o con el plan de intervención que se lleve a cabo de manera estandarizada. Quizás hayas venido al mundo precisamente a eso, a ayudar, con tu creatividad y tus aprendizajes, a proporcionar un nuevo modelo de intervención para el cuidado de la salud mental de los usuarios de un determinado recurso. Para ello, tienes que salir a la calle y preguntar, o llamar por teléfono a estas asociaciones.

Investiga si existen asociaciones de acoso escolar, como NACE, en Barcelona, y pregúntales cómo puedes ayudarles. O quizás conozcas a una familia determinada con un problema de relación entre ellos y pueda servirte de referencia para, por ejemplo, escoger un enfoque sistémico o proponer alguna técnica de intervención familiar para un problema concreto. En lineas generales, puedes plantearte algunas preguntas clave:

  • ¿En tu barrio hay asociaciones contra el acoso escolar con algún plan de intervención activo?
  • ¿Existen asociaciones, en general, que trabajen con colectivos en riesgo de exclusión social?
  • ¿Conoces psicólogos o psicólogas con interés en poner en práctica alguna propuesta de intervención para implementar cambios en la clínica?
  • ¿Hay programas, en tu entorno, enfocados a ayudar a las personas mayores?
  • ¿Tienes una sede de Cruz Roja a la que poder ir para preguntar si necesitarían de tu ayuda? Quizás puedas proponer una intervención o analizar alguna que lleven a cabo para trabajar determinadas problemáticas.

Guarda todo lo que encuentres y elabora un mapa conceptual

Si vas guardando artículos o documentos en general con algunas ideas clave de lo que podría ser un buen título, te será mucho más fácil que partir de la nada. No solo tendrás esa inspiración divina, llegado el momento, sino que también te habrás hecho una idea de lo que puede ser más relevante desde el punto de vista de la comunidad científica. Además, esa búsqueda documental te ayudará a concretar sobre la redacción de los objetivos y las hipótesis iniciales, así como el diseño de investigación con el que podrías proceder. Asimismo, plasmar tu idea en un mapa conceptual puede sumar puntos con tu tutor del Trabajo Final. Otras veces, no. Pero siempre te va a servir para aclarar las ideas y ordenarlas en todo el caos de lo que pretendes investigar. Sobre todo, al principio de la asignatura del TFG. Es una manera de ayudarte también a plasmar un problema sobre algo tangible y estar dispuesto a que, con el tiempo, vayan abriéndose nuevos caminos o nuevas posibilidades a lo que un día dibujaste en él.

A veces, plasmar tu idea en un mapa conceptual puede sumar puntos con tu tutor del Trabajo Final. Otras veces, no. Pero siempre te va a servir para aclarar las ideas y ordenarlas en todo el caos de lo que pretendes investigar. Sobre todo, al principio de la asignatura del TFG. Es una manera de ayudarte también a plasmar un problema sobre algo tangible y estar dispuesto a que, con el tiempo, vayan abriéndose nuevos caminos o nuevas posibilidades a lo que un día dibujaste en él.

Paso 2: Planificación del TFG (Identifica, organiza, temporaliza)

En esta fase, debes plantearte cómo irá encaminado el desarrollo de tu trabajo. Deberás tener en consideración realizar un esquema de todos los elementos en los que deberás desarrollarlo. Para ello, algunas recomendaciones:

  • Identificar los elementos fundamentales del TFG.
  • Organiza estos elementos.
  • Temporaliza.

Identifica los elementos fundamentales del TFG

  • Relaciona el tema escogido con el contexto en el que lo vas a aplicar.
  • Por supuesto, delimita muy bien cómo será el ámbito de aplicación.
  • ¿Cómo se estructura o desarrolla el trabajo? Identifica muy bien cada parte de tu trabajo e indaga sobre cómo deben elaborarse.

Organiza estos elementos fundamentales

Una vez leída nuestra guía y ya que domines cómo debe estructurarse un trabajo científico de este tipo…

  • Genera y justifica la estructura general e integrada de tu propio trabajo. Es decir, lleva la teoría que has leído a tu terreno, revisando si tu tema y el contexto de aplicación se adecúan a lo que se espera de un trabajo científico y realizando las modificaciones oportunas.
  • Diseña el procedimiento de resolución del trabajo.
  • Concreta todos los recursos y los aspectos metodológicos que deberás emplear en función de los objetivos que fijaste. Vuelve a revisar ♻️ los objetivos si encuentras algún aspecto metodológico que podría incluirse para mejorar tu trabajo.

Temporaliza las diferentes fases de realización del trabajo

Ahora ya solo queda la elaboración del cronograma y negociación de este cronograma en las que quieres aplicar los distintos momentos de la elaboración de tu TFG. Planificarse es muy importante, aunque esto ya lo has aprendido, seguro, a lo largo de tu carrera.

  • Desarrolla el cronograma con concreción de los momentos clave de desarrollo del trabajo.
  • Negocia el calendario con el tutor del TFG.

Paso 3: Redacta tu TFG, siguiendo la estructura definitiva

Una vez has hecho el planteamiento general, la búsqueda preliminar (conocida como revisión bibliográfica) y el boceto de lo que quieres desarrollar, ha llegado el momento de empezar a redactar. Así que abre un nuevo documento y ten en cuenta los apartados que suelen exigir en las universidades (recuerda revisar cuál sería el nombre y/o el orden en tu caso):

  • Portada y título
  • Dedicatoria, Agradecimientos y reconocimientos,
  • Carta de aprobación del tutor(a)
  • Resumen/abstract y palabras clave/keywords
  • Glosario
  • Índice
  • Introducción
  • Justificación
  • Marco teórico
  • Objetivos e Hipótesis
  • Método
  • Resultados.
  • Análisis de resultados
  • Implicaciones éticas y/o sociales
  • Referencias bibliográficas
  • Anexos (si precisa)

Habrá apartados que puedan pedirte que no estén en esta estructura. Como, por ejemplo, la portada o una hoja de aprobación del tema con la firma del tutor (esto se hace en la UNED). Y también pueden permitirte añadir una sección para agradecimientos. Pero ya te puedes hacer una idea de cómo puede estructurarse un TFG, más o menos. Tienes todas estas partes explicadas en una entrada.

Del boceto al informe definitivo: el TFG como proceso

A partir de aquí, puedes hacerte un boceto teniendo en cuenta los artículos que has leído y seleccionado, y puedes ir relacionando las ideas. Sí, un boceto: debes entender que el documento del TFG es un ser vivo o puedes verlo como un viaje. ¿Conoces el Viaje a Ítaca? pues algo así. Esto es así porque no serás la misma persona al principio que al final del TFG a nivel de aprendizajes. Tu perspectiva, al principio del trabajo, se quedará muy corta respecto al momento en el que empieces a redactar y leas infinidad de artículos de investigación. Por este motivo, debes ver el documento como un boceto continuo hasta el final. Dicho esto, pasemos al siguiente punto.

Algunas recomendaciones previas sobre los descriptores, las preguntas problema y los objetivos

Antes de empezar a redactar, te recomiendo que tengas en cuenta lo siguiente:

  • Identifica los descriptores clave del tema. Los descriptores son una especie de etiquetas o «hagstags» con las quu podrías catalogar o definir tu TFG según el tema.
  • Aprende a buscar y busca, en las bases de datos más importantes, sea cual sea el ámbito de conocimiento en el que se adscribe su propuesta.
  • Selecciona referencias documentales adecuadas construir el marco teórico del tema que has escogido para tu trabajo.
  • Redacta correctamente las preguntas-problema para tu investigación: Éste es el momento de pensar en la pregunta de investigación que derivará del problema. Las hipótesis que puedes plantearte, así como los posibles objetivos específicos y generales, se llevarán toda tu atención en este punto. Tranqui, todo sale a partir de esa pregunta de investigación. Como si fuera una telaraña, está todo relacionado entre sí.
  • Transforma las preguntas-problema en objetivos (generales y específicos): En la pregunta de investigación que nos hemos hecho en primer lugar, los objetivos -el general y el específico- están directamente relacionados con su pregunta. O, en otras palabras, los objetivos que hemos redactado derivan de la pregunta de investigación que nos hemos formulado en origen. Sigue leyendo sobre esto.Deberás justificar la relación entre esas preguntas problema y los objetivos.
La relación entre los objetivos generales y específicos respecto a la finalidad en nuestro trabajo de investigación. Grafismo realizado con LucidChart.

Revisa tu boceto de TFG contrastándolo con algunas preguntas

A continuación te presento algunas preguntas que podrían servirte para revisar el boceto y asegurarte de que no hay ningún vacío estructural o conceptual en tu proceso.

Presenta y defiende tu TFG ¿como comunicar correctamente?

Comunicar es la fase posterior a la redacción del documento del TFG. Se trata de exponer, defender o presentar los hallazgos de tu TFG al tribunal y/o al resto de compañeros/as de tu grupo aula. Deberás consultar los requisitos que tu universidad establece para que puedas obtener la máxima cualificación, aunque, por norma general, hay algunos criterios de evaluación generales que suelen ajustarse a la mayoría de casos.

Algunos criterios de evaluación posibles que pueden tenerse en cuenta en la fase de presentación y defensa del TFG son los siguientes:

  • Has presentado de manera clara, estructurada y comprensible el TFG
  • Has expresado y justificado las motivaciones personales que le han llevado a la selección del tema
  • Has evidenciado y fundamentado las aportaciones principales señalando su interés e importancia
  • Has empleado los recursos más adecuados para hacer más amena la presentación
  • Se ha hecho una correcta comunicación de la información según los criterios establecidos
  • Has presentado de manera estructurada y reflexiva el trabajo ante iguales
  • Evalúa tus resultados: ¿has hecho un buen trabajo?
  • ¿Has tomado conciencia del conocimiento adquirido y del proceso seguido?
  • Has incorporado a tu trabajo las devoluciones (feedbacks) docentes y las ha empleado para mejorar el proceso de realización del TFG.
  • Has elaborado tus propias reflexiones críticas con respecto al proceso seguido y a los comentarios de valoración recibidos.
  • ¿Has integrado conocimientos y generado nuevos?
  • Has analizado todas las propuestas surgidas de los procesos de evaluación externos.
  • Has modificado el trabajo, en cada una de las fases, a partir de las propuestas surgidas de las valoraciones externas.
  • Has establecido las bases para una posible continuación del trabajo.

Autoevalúate y plantea una posible aproximación futura

  • Has reflexionado sobre los objetivos logrados por el trabajo y sobre los que están pendientes.
  • Has establecido los ejes básicos que habría que desarrollar en un trabajo de continuidad.
5/5 - (13 votos)

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This div height required for enabling the sticky sidebar
Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views : Ad Clicks : Ad Views :